Melodramathico.

Hace unos meses temía por el semestre, por si podría revertir un mal comienzo, y hoy puedo decir: ¡La remonté! ¡No la “pechee”! Logré sacar adelante un semestre que solito se me complicó. A trancas y mochas la pude sortear y sobrellevar la situación, y estar hoy tranquilo al otro lado del semestre, pero algo en el fondo me impide celebrar con total satisfacción.

Es increíble pero a estas alturas del partido aún tengo dudas, tengo temores respecto a lo que hago, lo que estudio. Estoy plagado de miedos, y quizá ellos me permiten seguir sintiendo la vida al máximo, ese temor antes de presentar un parcial, o antes de vender humo en una exposición, ese temor de abrir Cóndor (me importa un carajo que ya no tenga ese nombre) y no ver la nota esperada. Todo este conjunto de cosas me angustia y a la vez me mantienen ahí.

Hace poco una amiga me pregunto por cuál era uno de mis mayores miedos en la vida, a parte de los nimios temores que padezco y que ya mencioné, le pude contestar por uno que siempre me acongoja, el temor a no dar la talla en lo que hago. Es absurdo, pero siempre dudo y me siento inferior a los demás, siento que no soy bueno en esto, y ese hecho me llevo el otro día a una reflexión; Durante la carrera he visto cada tema con miedo, con temor de no ser capaz de comprenderlo, en vez de tratar de entenderlo con calma y por qué no, gozarlo me. En conclusión, no he disfrutado la carrera y quizá haya desperdiciado en cierto modo esta oportunidad.

De pronto estoy pasado de pesimista, me este dando duro, esté viendo todo de manera trágica cuando debería estar tranquilo por la buena racha que llevo. Es posible que sea por el final que ya empieza a asomar, o simplemente sea la reacción a la acción de esta puta baja autoestima que me corroe desde pequeño.

Esta pequeña entrada ha sido como liberadora y pesimista, además de desesperada. Me disculpo por el post melodramático, pueda que sea también porque pese a la remontada, el semestre no fue lo que esperaba que fuera y desaproveché una oportunidad enorme de subir ese promedio que parece no sube ni a rueda de Nairo. Aún así estoy tranquilo, porque el objetivo principal se cumplió.

Hasta pronto.

 

Anuncios