A veces el silencio puede ser más sabio, más significativo, más valioso y precavido. Ese silencio que a veces no se sabe guardar, que se escapa del consejo de la prudencia y que termina invocando a todos los demonios de mi interior. El silencio puede ser el más hijueputa, el más certero, que haga sentir ignorado u olvidado al otro, pero ese silencio, el que no guardé, pudo haber evitado lo que parece difícil de evitar ya. Qué puta tristeza, qué impotencia, qué desolación.

Anuncios