Un espejo muy negro.

Usualmente escribo sobre cine porque es algo que me agrada pese a que no soy un experto, pero hoy quiero hablar de algo no muy distante a él pero sí diferente, hoy quiero hablar sobre una serie.

Personalmente no acostumbro a hacerlo porque a diferencia de la película, la serie puede continuar, esto implica que podría hablar tan solo de una parte de ella o podría hacerlo cuando ésta en verdad hubiera llegado a su fin (soy muy cansón, lo sé). En cambio la película finaliza y ya esta, a menos que sea una saga, pero rara vez hablo de alguna película de ese estilo.

Además, tampoco me gusta mucho la idea porque pueda que ahora exprese una opinión de una serie que me ha parecido buena, pero con el trascurso de la misma, y después del mismo post, esta se vuelva una montaña rusa llena de temporadas buenas y malas. Por ejemplo, The Walking Dead  y sus baches de la tercera y cuarta temporada, (aunque pueda que a muchos esas temporadas le hayan gustado. Es cuestión de gustos).

Sin dar más rodeos, hoy quiero hablar de Black Mirror. La serie británica, que desde 2011 nos acompaña (?), pudo cautivarme en el final de éste año. Sí, algo tarde, por eso tampoco hablo de series, porque quizá no son contemporáneos los post con las series, pero esta serie me pudo.

La serie me pareció fantástica y aterradora, y no precisamente porque sea de terror sino porque lleva una línea argumental bastante conspirativa, con hipótesis de lo que podría ser nuestro futuro en base a lo que es nuestro presente. Si bien la serie muestra avances tecnológicos que parecen utópicos para nuestro tiempo, también es cierto que el hombre es un ser insaciable y capaz de desarrollar tales avances y también capaz de hacer sin piedad lo que sea con tal de favorecer sus intereses personales (esto último no es algo general de todos los seres humanos, pero sí de muchos, la mayoría pensaría yo).

Lo que más me cautivo de la serie es la forma en que en varios episodios, no hay víctimas, sino que todos en cierto modo terminan siendo villanos, y no es que me gusten los villanos, simplemente me gustó la idea de mostrar a todos como seres imperfectos que cometemos errores. La serie tiene una forma de relatar sus historias tal que lo que uno comienza creyendo algo y termina siendo desacertado lo que se pensó, y en muchos pasajes resulta impredecible el mismo relato.

La serie está sobrecargada de críticas sociales, pero esto no satura a la misma, sino que la potencia aún más, generando asombro, consternación y dejándolo a uno como espectador perplejo, con la cabeza tratando de pensar en todo lo que acaba de digerir. Las críticas más fuertes que presenta son hacia la política, el manejo de redes sociales y la seguridad cibernética, los estereotipos sociales, la doble moral que tenemos y cómo la misma serie lo enuncia, los riesgos que pueden haber a partir de los desarrollos tecnológicos.

No sé puede decir que toda la serie es en cierto modo fatalista, también hay uno que otro episodio esperanzador (para mí, solo uno, pero eso depende de cada quien). Eso sí, la serie es un exquisito banquete de cruda realidad, verdades ocultas y críticas a por doquier. En cierto modo encuentro una semejanza entre la serie y las obras de Saramago. Ambos plantean una historia irreal y a partir de ella muestra toda nuestra realidad.

Creo que es importante que recalque que la serie no es una serie común, con personajes y una trama entorno a ellos. Black Mirror es un compilado de historias, cada episodio es una historia diferente las cuales parecieran que en algún punto se deben hilar, pero por ahora no es algo que se pueda afirmar. Este hecho me parece que le da a la serie un plus, pues si bien cuenta historias que parecen aisladas y que pueden llegar a perder esa idea de serie que tenemos, ésta logra atraparlo a uno y no soltarlo hasta acabar las temporadas (por suerte o infortunio apenas hay tres).

Dada la naturaleza de la serie, es difícil escoger un capítulo favorito, todos me han impactado y me han hecho pensar en demasiadas cosas que uno por muchos momentos ignora. Si me pusieran a escoger, no podría quedarme en el idealismo norteamericano de que solo uno puede ser el mejor, además no puedo escoger uno solo, así que diría que mi top de episodios sería: “Fifteen Million Merits”, “White Bear”, “Men Against Fire” y “White Christmas”, aunque es superfluo quedarme solo con estos, porque en realidad todos son más que buenos.

Realmente recomiendo para quien no haya visto la serie, que le eche un vistazo, no se arrepentirá. Para los que ya la vieron, dirán que soy algo tonto por haberla visto hasta ahora y venir a hablar por acá, pero no pude contenerme, en verdad me impacto la serie y como su nombre lo dice, es un espejo negro, en el cual nos reflejamos.

Hasta pronto.

Anuncios

Un comentario el “Un espejo muy negro.

  1. […] veo me digo: “¡cómo no la he visto antes!”. Me pasó recientemente con Black Mirror (Un espejo muy negro), y ahora me ha vuelto a suceder, justamente con otra […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s