(…)

El camino fácil sería odiar algo que te ha golpeado tan duro y tan seguido, que te patea y que parece barrer el piso contigo, pero yo, siendo estúpido, no la odio aún, aunque si, ya empiezo a resignarme con ella. Siempre cayendo ante ella, tratando de evitar el knockout, pero cada vez siento que la siguiente caída ya no podré reponerla. Así me siento, tan derrotado como tantas veces, tan incapaz después de cada golpe, y quizá mañana supere el altibajo, pero la frustración contigo, esa ya no se me va a quitar nunca.

Para ti, álgebra, que me has dado como a pandereta de cristiano…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s