¡Por fin!

Estoy sin palabras. Después de año y medio de idas y venidas, de mañanas perdidas, de peros, de fotos, de gadejo, de canas producidas por el estrés, de tanta mofa, de negligencias, después de tantas cosas que ni ganas de recordar me quedan, por fin, ¡por fin! Tengo mi p*** libreta. Y es que no es para menos, cuando ya parecía algo imposible, cuando parecía una Odisea en el espacio poder tener mi libreta, tanto así que veía más cercana la fecha de mi grado, o un próximo título de Millos o Liverpool, o hasta la mismísima venida de nuestro señor Jesucristo… ¿Pero mi libreta? ¿Ver en mis manos ese pedazo de tarjeta intrascendente? Ya había perdido la fe.

Lo primero que hice al escuchar del señor que atiende en el distrito que ya estaba mi libreta, aparte de poner un cara de: “¿en serio, no me está tomando del pelo, señor?”, fue pensar en cómo sería mi vida desde ese momento en adelante, ya con libreta. Y es que sonará exagerado, pero me dije: tanta espera, tanto pereque, tanta jodedera, debe ser porque vale la pena, debe ser porque lo que voy a recibir me va a cambiar la vida.

Al momento en que recibí mi libreta, esperé sentir en mi cara el vientico que sienten los protagonistas de ‘La Rosa de Guadalupe’, pero no, a cambio de eso recibí dos libros y una hoja para firmar. Esperé un momento, me dije que el cambio tardaría quizá un poco, pero no, no me sentí mejor persona, ni me llegó alguna condecoración, ni alguna bonificación por el tiempo perdido, ni siquiera una disculpa por todo el tiempo que me habían hecho perder, nada, nada cambio, año y medio de lucha por un papel que no me va a cambiar la vida, que solo hará bulto en mi billetera y me pondrá aún más apto para la vida laboral (que no se ve por dónde pueda empezar).

Lo más divertido de todo el meollo con el ejército es que hicieron en semana y media lo que no hicieron en año y medio. ¡Que qué! Que sí. Resulta que tras de que las fotos que lleve en Enero del año pasado no le servían al atento militar que me las recibió, y me tocó de manera maratónica ir por Kennedy buscando dónde tomarme una foto para llevarla ese mismo día. Hace unas dos semanas me dijeron que inexplicablemente no había fotos mías, de ocho pasaron a haber cero fotos. Me pregunté: ¿qué se habrán hecho las foticos mías, andarán en el bolsillo de algún capitán de libro de  Vallejo, siendo usadas para atraer el magma que brota el erecto volcán del placer? ¡Qué peligro! Lo divertido de la situación es que ahora la fotico la piden en CD y tras del hecho, piden nuevamente, por n-ésima vez, copias de la cédula y el recibo, algo superfluo pero con ellos, la verdad es que no hay tope. Las llevé y con demasiado optimismo el señor me dijo que ya me la tenían para la siguiente semana. No le creí, pero vea, “la vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida”, por fin tengo mi libreta, el señor cumplió, si hay gente diligente en el ejército, o por lo menos en ese distrito. Un milagro.

Lo importante de toda la cuestión es que ya he resuelto ese lío que tan complicado se hace de resolver. Ya no tendré que ir más a ese hueco al que llaman distrito militar, ni tendré que lidiar más con tanto déspota con camuflado (no todos son así, pero si una buena parte), por un buen tiempo, por el resto de vida que me quede si es posible. Esa tarjetica que costo un ojo de la cara (quedé como pirata) y que poca utilidad prestará, pienso meterla en una caja fuerte, y a la caja fuerte meterla en un bunker, para así evitar cualquier perdida y verme obligado a volver a aquel averno militar.

La vida no me cambio, y lo más seguro es que como me dijo el señor que me entrego la libreta: “eso ni la saque que ya ni la piden”, es decir, esa platica se perdió. Lo cierto es que a lo hecho pecho, y pues después de tanto sufrir se llegó la hora de gozar, así sea gozar por un papel que en últimas poca importancia tendrá.

Hasta pronto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s