(…)

A veces para encontrar paz no se necesita acabar con una guerra, ni buscar estar bien con todo el mundo, quizá para estar en paz solo basta encontrar un momento de regocijo con sigo mismo bajo el canto de la naturaleza.  Caminar durante horas por un camino rodeado por árboles, descansar tomando como lecho un río y disfrutar de su refrescante agua mientras los rayos de sol atraviesan las hojas de los árboles haciendo del momento algo hermoso y tranquilo.

La monotonía de la ciudad nos va agotando de a poco, pero estando allí, rodeado de tanta naturaleza, pasando la noche en un salón que tiene como techo el cielo, sentí que no hay monotonía que pueda matar al hombre, sino que hay momentos, sin importar si son pequeños, o que no duren lo suficiente como quisiéramos, que nos dará el envión que necesitamos para seguir. Hay que apreciar los pequeños detalles y no quejarnos porque no nos llegan maravillas todos los días. “No todo el año va a ser carnaval”.

Solo debemos vivir y aprovechar cada instante como si fuera el último, porque solo así vivimos los momentos al máximo, sin quejarnos de lo que no fue o lo que pudo haber sido, tan solo valorando lo acontecido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s