Capítulo 1: Al borde de la locura.

¡System! ¡System! ¡System! Habrá momentos inolvidables en mi vida, y sin duda la noche de ayer será uno de ellas. El concierto dado por System of a Down anoche en Bogotá fue algo que sencillamente no se puede describir, algo que solamente cada uno de los asistentes al evento podemos sentir pero quizá no podamos expresar fácilmente. Fue energía, magia, locura y felicidad, fueron muchas emociones para una sola noche.

No es que me la pase en conciertos ni mucho menos, pero de los conciertos a los que había asistido hasta la fecha, en ninguno había saltado, cabeceado, gritado, cantado, tarareado tanto como anoche en SOAD. Desde el momento en que salieron al escenario hasta el momento en que desafortunadamente el show tuvo que terminar, no paré, no sé de dónde saqué tantas energías, solo sé que lo viví al máximo, como ningún otro.

Desde temprano -no madrugados pero si temprano- el día comenzó. Casi dos horas para llegar al lugar del evento y luego a hacer fila. Cinco horas esperando a que abrieran puertas, recibiendo el sol en la cara, con cansancio en los pies y dolor en la espalda, pero nada importaba, todo el sacrificio al final valió la pena. Entre canciones coreadas por los asistentes y vendedores haciendo su agosto, la espera terminó, pudimos acceder al lugar y para nuestra fortuna quedamos realmente cerca.

Ya adentro, la espera se hacía más larga, la ansiedad aumentaba y el tiempo no parecía correr. A eso de las 6:30, por fin alguien se dignó a subir a subir al escenario. Esta es la hora en que aún no sé cómo se llaman los teloneros, lo cierto es que no estuvieron mal más allá de que la voz no se escuchaba muy bien. Lo curioso de la noche fue un idiota que estaba al lado -y le digo idiota porque la verdad, es lo que es- El hombre disfrutando la fiesta antes de que esta empezará, tomó, fumó y hasta metió antes de SOAD, y faltando tan poco para que salieron, el hombre no pudo más, se desvaneció y en cierto modo, arruinó no solo su concierto sino también el de su amigo. Qué lindo gastar 320.000 para perder el control y perderse parte del evento -sino fue que se lo perdieron todo-. Pero bueno, así es la gente.

El telonero acabó y la espera parecía acabar. Entre temas de Pantera y AC/DC la organización acomodaba el escenario para SOAD, los asistentes gritábamos: ‘¡System! ¡System! ¡System!’ y el ritmo cardíaco aumentaba con cada minuto que pasaba. Las luces se apagaron y empezaron a aparecer en la tarima Serj, Daron, Shavo y John, sentí que me iba a dar algo, el caos había comenzado.

Desde el primer tema –‘I-E-A-I-A-I-O’- hasta el último –‘Sugar’- la locura no tuvo límites, no pasaron 3 temas y de tanto saltar e irnos moviendo, terminé aislado de mis amigos, pero eso no fue impedimento para no disfrutar del soberbio espectáculo de SOAD. A decir verdad, no hubo canción mala, quizá por cuestión de gustos, ‘Lonely days’ y ‘Lost in Hollywood’ no son de mis favoritas, pero sirvieron para tomar un segundo aire. Si por ahí en vez de estas hubieran tocado, por ejemplo, ‘U-Fig’ , ‘Nugüns’, ‘P.L.U.C.K’ o ‘DDevil’ quizá no estaría acá escribiendo este post, podría estar en la cama vuelto nada.

Luego de dos horas -creo que fue menos- solo podía tener dos sensaciones, la de satisfacción y la de cansancio. Lo que mostró SOAD anoche es algo que es muy difícilmente se repetirá en Colombia, y más porque bandas como SOAD no hay. No quiero sonar como fanático acérrimo de SOAD -aunque lo soy- pero el sonido que ellos tienen, no lo tiene nadie más, por eso son únicos, por eso son legendarios pese a que no son del gusto de todo el mundo.

Al final, valió la pena todo lo que se hizo por ver a SOAD, endeudarme, esperar siete meses, trabajar para pagar la boleta, aguantar haciendo fila, quemarme, resistir el dolor de espalda, mojarnos -porque así es el clima en Bogotá- y esperar, todo, absolutamente todo lo que se tuvo que hacer valió la pena, SOAD valió la pena, y más sabiendo que posiblemente no vuelvan, es más, en el momento que dijeron que venían fue una sorpresa total ya que llegué a hacerme a la idea de que nunca iban a venir.

Ahora que el concierto ha pasado, yo solo puedo tener una sonrisa dibujada y recordar cada instante que viví ayer -síndrome post concierto- eso sí, aguantando este pitido en los oídos, pero no importa, es una mínima consecuencia para tan gran concierto que se vivió anoche. Ahora la vara ha quedado muy alta para lo que aún me queda por vivir en este mes, veremos a ver qué pasa.

Hasta pronto.

pdt:

Setlist:

  1. I-E-A-I-A-I-O
  2. Suite Pee
  3. Attack
  4. Prison Song
  5. Know
  6. Aerials
  7. Soldier Side (Intro)
  8. B.Y.O.B
  9. Soil
  10. Darts
  11. Radio/Video
  12. Hypnotize
  13. Temper
  14. ATWA
  15. CUBErt
  16. Needles
  17. Deer Dance
  18. Bounce
  19. Suggestions
  20. Psycho
  21. Chop Suey!
  22. Lonely Days
  23. Question!
  24. Lost in Hollywood
  25. Vicinity of Obscenity
  26. Forest
  27. Spiders
  28. Sultans of Swing (Dire Strairs Cover)
  29. Cigaro
  30. Toxicity
  31. Sugar
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s