¡La reconcha de mi libreta!

Estoy harto, fastidiado, estresado… Como dirían los argentinos “me tienen con las pelotas llenas”, y es que no es para menos, estos malnacidos del Ejercito Nacional ya me tienen cansado con tanta jodedera, me tienen mamado con tanta hijuepuerca preguntadera y la verdad, mi paciencia se está agotando ya.

Me dispuse a ir por la supuesta libreta militar que en teoría debería estar ya -ya que en Enero, después de tanta jodedera, le dieron el visto bueno a mis papeles y ya solo quedaba ir a recogerla- Pese a despertar un poco tarde, me arregle rápido y en menos de lo que canta un gallo (?) estaba listo para salir. Al salir fui tan de buenas que el SITP que me servía se pasó por escasos segundos y el muy h….querido conductor no me quiso esperar y por ende, tuve yo que esperar. ¡MEDIA HORA ESPERANDO DE NUEVO LA RUTA! Esto es una vergüenza, una desfachatez por parte del SITP. No sé por qué no vi esto como un previo aviso que dijera: “¡No vayas!”

Tomado el transporte, ya era solo esperar que el bus llegara a mi destino, nada que con música no se pueda esperar. Llegado al lugar, lo de costumbre, esperar a que el soldado que hace la vez de portero le ponga cuidado a uno, lo analice visualmente a uno y lo deje seguir. Ya adentro del batallón, había que esperar a que el único soldado habilitado para entrega de libretas atendiera rápido a quienes estaban por delante de la fila. Por suerte lleve un libro y mientras la espera terminaba, yo iba leyendo.

Cuando por fin era yo la cabeza de la fila y el sujeto me dio la orden de pasar, mi ansiedad aumentó, me dije: “Por fin, se acabó esta P#\@! vuelta de mierda”. El sujeto recibió mi recibo de pago, busco en la computadora -si, en la computadora, no buscaron en los libros de apuntes ¡Milagro!- y dijo: “hay una inconsistencia”… “¡La reconcha de la lora!” -estoy un poco argentino- me dije. El soldado un poco tarugo fue a preguntarle a uno más tarugo cuál era el procedimiento a seguir. Me mandaron a sacar copia del recibo y de la cédula, ¿más copias de la cédula? ¿Es que acaso le gusté y me quiere poner en su billetera? Salí algo rabón de ahí.

Cuando volví con los papeles, casi que el Cela-soldado no me pone cuidado para dejarme entrar, cuando entre me puso el tarugo a esperar, luego recibió los papeles, le dije: “Le traje la cédula ampliada y normal, para ver cuál le gusta más ¡Imbécil” -ok, no le dije lo de imbécil-  y espere a que el tarugo mayor instruyera al tarugo menor. El soldado paso a buscarme de nuevo en el sistema, primero con cédula, luego con Tarjeta de Identidad. No me encontraba. Ya estaba a punto de estallar, volvió el muy tarugo a buscar con mi cédula y ¡Oh sorpresa! Me encontró… En mi cabeza solo se  reprodujo un: “Hijo de mil p… ¡Ponéle aumento a esas gafas que llevás de adorno!” El soldado volvió a preguntarle al tarugo mayor qué hacer, y la solución más linda de todas, que vuelva en 15 días a ver si ya estaba solucionado el problema.

¡6 meses y no tienen mi libreta! Esto es el colmo, salí literalmente puto de ahí, odiando a cuanto pendejo con camuflaje estuviera ahí dentro. Mi odio hacia ellos se incrementó. Salí con unas ganas de volar esa mierda, pero me calme y me dije “la violencia no nos lleva a ningún lado” -además que no soy terrorista de las FARC ni mucho menos- Menos mal estaba ella  para calmarme un poco, eso sí, le toco aguantarse “Hammer Smashed Face” y “I Cum Blood” -¡ay Canniba! Tú siempre presente en mis momentos de ira- ya después fue solo amortz con música menos diabólica.

Perdón si estoy un poco soez en este post, pero es que de verdad, creo que la paciencia de un hombre se va cuando ha acabado el trámite de su libreta militar. Es inaceptable que jueguen con la gente así, que sean tan obsoletos y burladores con uno. En un país que tan solo invierte en guerra, al menos estos pelmasos deberían tener el mínimo de educación para respetar a los demás ciudadanos, pero no,  como ellos no son ciudadanos por tener un camuflado y unas botas prestadas, entonces pueden hacer y deshacer con uno, hacerle perder tiempo a uno, como si a uno le pagaran por eso.

Pero nada, como lo único obligatorio en este país es el servicio militar -educarse, tener salud o al menos una vida digna no es obligación- Pues me toca seguir con este latoso tramite, rogando eso sí, que dentro de quince días sí este mi libreta. Por ahora, seguir esperando, prender el velón de las siete potencias para llenar de buena vibra el hogar (?) y prepararme para agotar lo poco que me queda de paciencia.

Hasta pronto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s