¡Esa cábala si sirvió!

¡Qué felicidad tan infinita! Y es que no es para menos, hoy vi por primera vez que Colombia derrotara a Brasil. Yo sé qué hace mucho no escribo sobre fútbol acá, pero es que no puedo está más contento y no pude evitar compartirles mi sentimiento.

Y es que después del paupérrimo partido que nos jugamos el pasado domingo, todo quedaba resumido al juego de hoy, era vencer o morir -aunque eso de “mejores terceros” (Losers!) nos hubiera dejado medio vivos- y de hecho así se dio el juego, aunque yo, como hincha, me lo preparé desde el domingo.

Sin poder ser yo agüerero, apenas finalizó el juego ante Venezuela, doble la camiseta -para evitar que se ensucie, porque el amarillo es familiar del blanco a la hora de ensuciarse- y me dije: “esta pinta no sirvió”. Saqué mi sudadera que me acompañó durante todo el mundial pasado -irónicamente el primer mundial en el que vi a Colombia-  y la puse a lavar junto a mi busito que siempre me pongo debajo de la camiseta.

Ya esta mañana, después de acicalarme, la pinta quedo puesta en mí, con nervios por el juego -Y pena por el pantalón salta charcos- después fue solo espera, un poco de lectura, un poco de TV, un poco de las payasadas con la que se exagera el fervor nacional con el juego por parte de las noticias, luego otro poco de lectura, luego caminar, luego ver el mundial femenino –porque para mí también existen ellas, así juegue la selección ante Brasil- Y luego esperar… la hora se acercaba, me tome la club roja de la suerte y a sufrir.

No voy a hablar del juego, solo diré que lo sufrí de principio a fin. Llegué a tener las manos llenas de ese sudor frío que se siente cuando se está muy ansioso y angustiado por algo, en este caso por el fútbol –y que me digan pendejo por sufrir por fútbol, pero “una pasión es una pasión”- Eso sí, la única queja que tengo es con la maldita señal de UNE que parece estar más atrasada que la de los demás y a modo de spoiler tenía que sufrir los gritos de los hinchas por la calle o en otras casas. Pero al final eso fue lo de menos, se disfrutó y se vivió el partido de igual manera.

Ahora solo queda celebrar – ¡MODERADAMENTE! Que hasta ahora se dio el primer paso-  y esperar al siguiente juego. Yo haré lo propio con mis cábalas, por efectos de cumplir con mi parte (?) y seguir disfrutando de mis vacaciones con Xbox, libros, ella y fútbol… ¿qué más le puedo pedir a la vida?

Hasta pronto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s