Una vuelta más

La carrera entra en su recta final, tras una larga temporada, la Tierra (una vez más) logrará cruzar la meta, sin poder romper los cronómetros, sin superar su propio registro, cumpliendo con lo preestablecido, un tiempo que no lo quiera el universo se desajuste (más de lo acordado cada 4 años). La Tierra, con un tiempo de 525960 minutos, por fin terminará de darle una redundante y monótona vuelta al sol (monótona para La Tierra, debe ser hartísimo estar destinado a dar vueltas).

Si señores, el día en el que cuanto agüero para la prosperidad sale a relucir, el día para volver a reunirse en familia después de no sé cuántas vueltas de la Tierra respecto al sol hayan pasado sin hacerlo, el día para que algunos tomen como si no hubiera mañana, o para otros, un día más de trabajo (como por ejemplo, los de otras cigarrerías) llegó. El 31 nostálgico, o el alegre, o el beodo, o el comelón, o el que sea, el 31 llegó, y faltando escasas horas para que las noticias muestren de forma no directa como la Tierra culmina su larga carrera, yo pienso en cómo termina el año para mí.

En líneas generales, no hay mal que por bien no venga (?), ok, no, fue un buen año, siempre habrán cosas buenas que recordar, por ejemplo, a Gloria (guillotina) 😦 . Pero a pesar de perder, como dijo Maturana: “perder también es ganar un poco” (a todas estas, ¿qué es de la vida de Maturana?, ¿perdiendo a ver cuándo gana?), habré perdido lineal con glorita, pero bueno, como ella quiso, aprendí a perder materias con ella (punto para ella y obviamente, para Maturana). Dicen que lo importante es tener salud, y menos mal por ahí también perdí, pues de no haber sido así, seguramente no estaría aquí hablando paja, perdí el único e irrepetible apéndice (doy gracias por el hecho de que sea único), experiencia a la que siempre temí pero que termino llegando sin querer queriendo (justo cuando estaba estudiando para un parcial de glorita, qué coincidencia), pero bueno, dediqué un quejambroso post a ello, para qué más. Para no hablar más de perdidas, mencionaré la última, la que me sigue pesando, la que recuerdo como si hubiera sido ayer, maldita “r”, por un “r” me quedé sin ver a “The No Smoking Orchestra”, ¡coño!, ¡joder!, ¡maldición!. No puedo decir que tengo un grupo favorito (quién puede decir que tiene grupo favorito) pero The No Smoking Orchestra, es otro nivel, además que el encanto por los Balcanes, por el cine de Kusturica y la música absurdamente genial que crea él junto a su banda, han marcado mi existencia, la han hecho mucho más alegre, ¿ser feliz por una canción o por una película?, si, ridículo para muchos, pero qué más da, el punto es estar bien, y por esa maldita “r” me quedé fuera de lo que hubiera sido una noche mágica e inolvidable para mí. Si llego a tener un hijo (“Dios” me apare y me favorezca) le pondré STRIBOR, y que se joda, que cargue con eso toda su vida, que sea su pecado original… (?) (Stibor….pendejo, aprenda a escribir, hágase un cursito de mecanografía en vez de estar escribiendo pendejadas).

¿Alegrías?, hay muchas, y con haberlas vivido me basta, haber visto a Colombia en un mundial, la universidad (¿alegrías?, muchaaacho madure), haber dado un paso más en mi carrera, estar con mi familia completa, descubrir y aprender nuevas cosas cada día, tejer historias entre pizza y películas, poder seguir respirando (así la vida se haga monótona y desalentadora por momentos) es más que bueno, por eso, no se perdió, se ganó, y este año termina siendo gratificante para mi.

Quizá no era necesario escribir tanta cosa, pero fue mi excusa para desearle a todos los que me leen (no pues, tan famoso) un feliz año. Lo hago anticipadamente porque más tarde, el voleó no me dará tiempo de nada. Eso sí, perdonen mis largas historias, pero no podría despedir el año sin hacer un post (además, que este blog lo cree también en éste año, cosa nueva para mi). Mis mejores deseos para todos (los que me leen), y para los que no, también, así no sepan que se los desee.

No siendo más me despido, el 31 es muy bonito y todo, pero toca trabajar, y sí que toca, día arduo y agotador, por eso, mi energía debo recargar, yo me voy a desenchufar.

Hasta el otro año.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s