Y fue Real

Me había propuesto no hablar tanto de fútbol (que mamera, pa’ eso tiene la gazzetta), pero como no voy a hablar del hecho del día que estremece a esta nación mientras otras naciones (de oriente medio) también se estremecen, pero es que el fútbol tomó por los cuernos a esta sociedad y ya tiene su lugar, merecido o no, en nuestra cotidianidad. Hace rato que el fútbol dejó de ser algo netamente deportivo, éste ya tomó ámbitos culturales, sociales y hasta políticos (si no me cree, revise el franquismo inminente del Real Madrid y luego la realeza, el Mundial del 78′, los ideales de jugadores como Maradona y Romario, y hasta el mismo mundial de Brasil 2014, y eso sólo por nombrar unos pocos casos que conozco). Pero es algo ya inminente, y no me excluyo, me incluyo, porque yo también vivo esta fiebre futbolera (sin olvidar las demás situaciones que abarcan está loca sociedad).

James Rodríguez, la estrella del mundial, el crack colombiano vestirá por seis temporadas la casaca del Real Madrid, y mientras para la mayoría de la población es motivo de alegría y orgullo, para mí (y quizá para algún otro por ahí) me genera algo de incertidumbre (y no porque me sienta especial o superior al resto de mis compatriotas).

Siempre que he visto al Real Madrid, puedo pensar en dos cosas: mucha plata y riesgo de pérdida de jugadores. Quizá si alguien llega a leer este blog, podrá decir que soy el peor de los peores al pensar que a James le puede ir mal, y es que yo no quiero que le vaya mal, pero el sentimiento que tengo hoy es muy similar al que tuve cunado Kaká fue anunciado como refuerzo del Madrid por allá en 2009. ¿Cómo Kaká no va a tener potencial para ser figura en el Real?, ok, ya sé que se lesionó, ¿pero acaso duró lesionado las cuatro tortuosas temporadas allí?, no lo creo, y así como Kaká hay muchos casos, Sneijder, Robben, Van der Vaart, Van Nistelrooy, Robinho, Owen, Eto’o, Cannavaro, Emerson, y si de colombianos se trata, pues tenemos a Rincón y Congo que nunca brillaron ahí. Y es que el real, el de Florentino, que parece niño rico en juguetería, se da el lujo de comprar y derrochar como si no hubiera mañana y a veces no se miden las consecuencias. Por suerte muchos de estos jugadores encontraron su camino en otra parte, otros encontraron la jubilación y otros más un nuevo renacer. Ojalá no sea el caso de James, ojalá que no.

Para el que me conoce, sabe que para nada me gusta el Real (por mí, que James, Cuadrado y Falcao se vayan para el Liverpool y que terminen sus carreras en Millos…(?)), pero tampoco he caído en el estúpido madridismo o barcelonismo, con sus “Halas” por un lado y sus “Visças” por el otro que se ve por acá, es más, el fútbol español había dejado de llamarme la atención hasta la temporada pasada en la que el gusto volvió a aparecer, lastimosamente no con Real, sino con el rival de enfrente, con el Atléti, y es que ver al Atléti de la temporada pasada es motivo de emoción, el chico, el humilde, peleándole de cara a cara a los dos monstruos monopolizadores del fútbol español fue realmente sensacional. Aun así, hasta sería capaz de comprarme la camiseta de James, sería capaz de apoyar al Real en el Derby ante el Barça (cosa que jamás había hecho) y hasta haría fuerza por el club “merengue”, y es que por más que no me guste el Real, lo de James es histórico y es muy emotivo.

Una cosa si tengo clara, así este James en el Real, así Falcao llegue algún día a estar, así hasta mis hijos (si es que tengo) llegan a ser futbolistas y llegasen a jugar allí, mi idea el Real se mantendrá. El club que en su tiempo fue favorecido por Franco (si quieren, revisen la llegada de Di Stefano al Real, puro ingenio de Franco) y en el cual tuvo el centro de atención en España, un España que se vio centralizada futbolísticamente por el Real, y después, nada, la fama ya estaba echada, el dinero ya puesto. No habrá equipo en el mundo (ni los nuevos equipos Petrolíferos como el Manchester City o PSG) que puedan tener las nóminas que el Real se puede dar el gusto de tener, pero como el fútbol a veces también es justo,  durante doce años, el mismo Real Madrid nos demostró que el dinero no lo es todo, pues por más inversión que tuvieran, no ganaron nada, hasta hace dos meses.

Pero bueno, lo importante es que James es el crack que es, y cumplió su sueño, el que manifestó en el último tiempo y que hoy se le da. Si es necesario hasta me haré creyente, y todo para prenderle la velita al santo y que Ancelotti no lo ponga a banquear, que el italiano, tan buen mentor de figuras en el ayer y en el hoy, sepa hacer uso de James y hacerlo mejor jugador de lo que es hoy.

Hasta pronto

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s