“Va como una moto”

Ante la triste despedida del mundial, dejando a tantos niños (como yo) abandonados, pues hay que empezar a buscar cosas que hacer, y como el ciclismo está de moda, tomamos nuestros caballitos de acero y a montar nos fuimos (nótese que había que hacer vueltas, teníamos que ir a la Virgilio).

Para salir de Engativá hay dos formas (si al oriente se quiere ir), o irse por toda la reducida calle (única e irreparable), que es a su vez es entrada y salida, o cruzar los siete anillos del infierno, luchando contra viento y marea, desafiando a los más temidos rufianes del barrio. Nuestro espíritu aventurero (ínfulas de Supertramp) nos llevó a optar por el mal. Al final no estuvo tan mal, ya los ladrones no madrugan, yo no buscan la ayuda de Dios.

Cuando por fin visualizamos la Mutis, a la altura de álamos sur (para el que no tiene ni idea, ahí, en la feria de los carros de cada fin de semana), la tempestad se hizo presente, una inclemente lluvia caía…, está bien, no armemos una tormenta en un vaso de agua, pero si lloviznó. Aun así, como motos subimos por el “Alpe d’Huez” (puente de la Mutis con av. Cali) sin mayores complicaciones. Para cuando nos encontrábamos en la Mutis con Tv. 85, el paso se dificultó un poco, pues en Bogotá se piensa en todo menos en el peatón y jamás habrá un paso seguro ante un cruce como esteHabía que estar atento a ver cuál vehículo no tenía direccional puesta para así poder pasar, cuando al fin me decidí, el malnacido conductor, el cual obtuvo su licencia en un palo de poker, giro sin la direccional puesta. Maldito. Por suerte fui más veloz que él (bien campeón), pero mi padre no tuvo la misma agilidad que yo y por ello tuve que esperarlo.

Cuando ya estábamos en la Virgilio, luego de terminados los quehaceres, nos disponíamos a salir, mientras la celadora revisaba los prestamos (lo habitual), mi padre, algo perdido él, salió por la puerta equivocada, lo que provocó la pronta reacción de la celadora, que evitando una catástrofe nuclear hizo devolver a mi padre haciéndolo salir por la puerta correcta. Dirán ustedes que soy un exagerado al comparar esto con una catástrofe nuclear, pero es que a esa señora lo único que le faltó fue apresar a mi padre y condenarlo a cadena perpetua. Por un instante me invadió el deseo de ponerla en el paredón junto al conductor (si es que a ese mequetrefe se le puede llamar así).

Para el camino de regreso, decidimos atravesar el parque Simón Bolívar, fue mi primera vez en cicla por el parque, y como pueden llegar a ser algunas veces las “primeras veces” esta se fue muy rápido. Lo cierto fue que nos pusimos a hacer carreritas con mi padre, y para cuando estábamos a la mitad del parque, ya nos encontrábamos algo cansados, pero no nos detuvimos, debíamos pasar el “Stelvio” (puente que une al Simón con la unidad deportiva el salitre). Ah puente pa’ verraco, y más si te ponen tachas a la subida en pleno impulso. Por suerte no perdí el impulso, saqué al Nairo que hay en mi interior y pase el puente sin tener que bajarme y caminar (lo estás haciendo de puta madre).

Después del bonito recorrido, toco dejar el turismo para otro día y correr (bueno, pedalear), porque el señor aguacero se vino abajo (esta vez sí fue una tormenta en un vaso de agua), no hubo semáforo ni conductor desubicado que valiera, no hubo “”Alpe d’Huez” que nos detuviera, toco correr, correr en agua, casi que nadar.

Para cuando llegamos, parecía que en vez de haber montado en cicla hubiéramos montado en canoa, en canoa en plena tempestad, pero por suerte llegamos, sanos y salvos. No hubo maglia rosa, ni mucho menos maillot amarillo (aunque me quejo, merecía el maillot de lunares luego de pasar el Stelvio sentado, tranquilamente pedaleando), pero lo único que recibimos fue unas deliciosas pasta a la bolognesa (gracias mamá).

Como es el ciclismo y no la pesca lo que está de moda, yo los dejo, porque a pesar de que no sé pescar, para pescar un resfriado no se necesita ser experto, y si me enfermo no podré montar cicla mañana, o pasado, o en ocho días, o cuando tenga que volver a hacer una vuelta.

Hasta pronto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s