Idol Engativá…

No puede haber tarde más lluviosa que esta para un día del padre, y es que no puede ser para menos,  vecinito, el querido, el de la música por las noches, el del humo los fines de semana, el de la soberbia y la estupidez, el mismo que tiene piqueteadero y se cree que el dueño de Mc Donald’s, a traído para esta fecha tan especial el único causante de esta opaca y lluviosa tarde dominical (aunque me late, que sólo en Engativá está lloviendo).

No sé si a este señor se le puede llamar como tal cantante, es que su voz es tan estridente, tan chillona, que no sé cómo los que están comiendo allí, en el piqueteadero, pueden almorzar en paz. Y es que este señor es como una fusión (como gogeta), entre Giovanny Ayala, Jhonny Rivera y Jimmy Gutiérrez, pero un 100% más malo aún (¿se puede ser más malo?).

Lo peor del asunto es que el almuerzo que tuvimos con mi padre termino siendo tan ameno, y no precisamente por la música, sino por las risas, es inevitable no romper en carcajadas al escuchar lo estridente, lo olvidada que tiene las letras, y como para empeorar (como si fuera poco), cantando a destiempo (lleva mejor el tiempo un reloj de 5 mil pesos luego de dejarlo caer a una piscina). Lo más chistoso de la situación es ver a mi mamá diciendo: “-¡Nooooo!, esa canción me gusta, no cante más”, todos sus éxitos favoritos de los tigres del norte, de Vicente y Alejandro Fernández, todos, toditos, todos, se fueron al carajo gracias a este señor (gracias señor, gracias a su zarrapastrosa voz no volveré a escuchar a esos señores).

Pero ojo, el señor no solo canta, también auspicia e invita a la comunidad a comer en el piqueteadero (esto lo hace, sobre todo cuando se le olvida la letra de las canciones), me temo que gracias a una de sus cuñas no volveré a comer gallina en mi vida (por lo menos ahí). En el lapso en el que olvido la letra, dijo: “-Sigan, y coman gallina hasta que les sepa a gallina”… ¡Coño!, ¿qué putas entonces venden?, ¿qué hemos y han comido todos los que alguna vez han hecho su pedido allí?, ¿chulo hasta que se resigne y diga que es gallina?, ay sí, invoco a mi madre y grito: ¡Nooooooooooooo!

Después de esta tarde, me quedan claras dos cosas, una, viéndolo a él, no sé porque no opté por estudiar música, si él puede vivir haciendo tan penoso show, ¿por qué no podré yo sobrevivir con mi guitarra, teniendo un poco más de técnica y armonía?, lo que estoy es perdiendo el tiempo, y dos, la gallina en algunos lugares puede terminar siendo perjudicial para la salud.

Quizá alguien que lea este post dirá: “-Mucho hiju#\&@*/, será que lo hará muy bien”, y pues no, no lo hago bien, debe ser por eso que no lo hago, no canto, me da vergüenza, pero es que en verdad, este señor… me temo que no le pagarán lo acordado (además que le dieron almuercito, gallina hasta que le supo a gallina, o bueno, eso les hizo creer a los del piqueteadero), lo cierto es que los dejo, porque ya se va a ir el señor y no puedo dejarlo ir sin que me dé un autógrafo (y una alita de gallina).

Hasta pronto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s