La fiesta hasta ahora empieza…

En estas mañanas futboleras que hemos vivido con nuestra selección, creo que todos (los amantes del fútbol), hemos sufrido, hemos gozado y por supuesto que hemos celebrado con los triunfos de nuestra selección, y es que no es para menos, el fútbol se ha convertido en una parte estructural de la sociedad, mas no necesaria, simplemente, se ha venido adaptando a la cultura, no solo colombiana sino en muchas partes del mundo, eso opino yo, no falta el que venga y me trate de ignorante y por demás, lo cierto es que los triunfos de la selección nos alegran a la mayoría, pero no sé hasta qué punto.

El partido de hoy, ante Costa de Marfil, finalizó a la 1pm hora local (como si me leyeran del exterior :’C ), después de esto, la algarabía empezó, carros con gente montada hasta en la llantas, ciclistas (algunos volados porque se robó la cicla) con harina hasta el cogote y lanzando espuma, gente gritando y haciendo ruido con sus vuvuzelas (sí, con vuvuzelas, no entendieron que es Brasil, no Sudáfrica), y en su mayoría, pelados no mayores de 17 años (algunos aún en uniforme) gritando y corriendo por las calles como si fuera el patio del colegio en descanso (si es que el colegio tiene patio) acompañados de sus compañeras del sexo opuesto, que optan por usar camisetas de nuestra selección con tallas para bebé, para así mostrar su exuberante barriga, con su ombligo del cual pende un piercing de dudosa procedencia.

Fue tal el desorden por el barrio (pueblo), que nos vimos obligados a cerrar, antes de que las vitrinas quedaran hechas un mar de espuma y la ventana del mostrador terminara hecha añicos. Digamos que hasta ese punto era todo “normal”, pero cuando la celebración se extiende por una, dos, tres, y hasta cuatro horas (esta es la hora que aun escucho una que otra vuvuzela), ya me parece una exageración, es como si el motivo de ver a Colombia en un mundial no fuera hacer algo de historia (futbolísticamente hablando), sino una excusa más para hacer bulla, joder, y no hacer más. Si el otro día hubo tantos problemas por un solo partido ante Grecia, ¿cómo sería en el hipotético caso de que ganaran el mundial?, no solo ganarían ellos por puntos y victorias, sino que nosotros también, obtendríamos sin duda el mayor número de puntos en suturas y otros percances de salud.

¿Será que si el martes, ya estando clasificados, pierden contra Japón, saldrían también a hacer semejante alboroto?, no me cabe la menor duda que sí, y es que el colombiano lo tiene impregnado en su esencia, es casi como una carta de presentación para nosotros (pa’ que no digan que me siento de mejor estirpe), nosotros celebramos por todo, hacemos fuerza por cosas estúpidas, y armamos algarabía donde sea y con quien sea, sino me cree, basta con que mire: El precio es correcto, eso es casi como el folleto que usan los hoteles para invitar a los visitantes de un lugar a quedarse en éste, ese simple programa es nuestro folleto para que se haga alguien a una idea de cómo un colombiano vive su pasión (aun me cuesta creer que le griten a una rueda: Si se puede).

Yo recuerdo mis épocas de colegio (solo las recuerdo, no las extraño), cuando llegaba noviembre, cierre de notas. Uno que trato de ser lo más decente en su estudio, pues al final no sufría, solo gozaba y renegaba por la madrugada y la perdedera de tiempo (tendría que haber renegado desde primero, todos, toditos, todos los días de mi vida colegial), pero los que no, los que entraban como Uruguay al Mundial, los que se jugaban su nota en un repechaje… meehh, patrañas, esto es fútbol colombiano, ¿quién no recuerda a todos los vagos compañeros que con orgullo, con la frente en alto y el pecho erguido decían al final: pase por decreto, quien no tuvo un compañero así?, debo confesar (ya que no estoy en el colegio), que esos Hijue**** me irritaban a mas no poder. Uno que se esforzaba por pasar en limpio (aunque ni tanto, el colegio es casi como ganarle a Haití (futbolísticamente hablando)), y de premio se ganaba la reverenda cantaleta de porque una materia quedó muy bajita, y estos vagos lambones, por pasar por decreto, les armaban la señora fiesta, les daban sus merecidas felicitaciones (con detallito debajo del brazo) y demás. No entiendo cómo se podía ser tan festivo ante un hecho así, eso es casi como celebrar que se le empató de local, al último minuto a una Bolivia con 10 jugadores tras un penoso partido (futbolísticamente hablando), lo peor es que si pasara, no dudo que también lo celebrarían.

Pero es que no sé qué puedo esperar yo de nosotros, si hasta las misas las celebramos, es increíble, por ejemplo: ¿qué merito tiene hacer la primera comunión?, NINGUNO, pero hay que celebrarlo, y así mismo pasa con bautizos, confirmaciones y demás (digamos que matrimonios no, hay que dejar algún momento bueno para el recuerdo en lo que será toda una vida en pareja, y que mejor para este que la fiesta). Nuestro espíritu festivo nos terminará llevando a que se pierda la verdadera esencia de celebrar, ya va a ser algo tan común y tan poco fervoroso y cansón, que terminará por ser algo más de nuestras cansona rutina,

Es incierto que va a pasar de aquí en adelante, lo único que sé es que cuento las horas para ver a Colombia el martes y salir a celebrar hasta mas no poder… (?). Esta bueno celebrar, pero no nos pasemos de ver#*@…. la raya, tengamos algo de mesura. Por ahora será esperar a que la selección siga cosechando triunfos (porque a pesar de que me irrite las desbordadas celebraciones, quiero que lleguemos lejos, no espere toda una vida para esperar que Colombia, en mi primer mundial, sea eliminada así como así, como en el 94′ o 98′), y ver también a que triunfo me hago acreedor pa’ ver si me celebró alguito.

Hasta Pronto.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s