5-0

Ante la fiebre mundialista que sobrecoge al mundo en estos días (en este para ser mas específicos), tratare de escribir mi historia con un toque “futbolero”.

Se jugaba el final de la temporada, mi equipo, yo, contra ellos, o esos, o esas, (contra el coco de muchos). No era mi mejor temporada, durante el semestre las constantes caídas habían hecho mella sobre el estado anímico de mi equipo. Además la ventaja que me habían tomado algunos de los contrincantes era casi para estar ya eliminado. Conté con suerte en el primer juego, pues tras una sanción de fuera de lugar (dudoso), nos habíamos salvado de perder ante el primero de los cinco rivales a enfrentar. No hubo tantos abucheos por parte del poco público que nos acompañaba, pues se mantenía las esperanzas de sobrellevar los restantes cuatro juegos.

Luego de algunas decisiones arbitrarias de los organizadores del torneo “Distritalino”, se tuvo que correr para cumplir con las fechas atrasadas. Contra el equipo veterano y favorito del torneo, demoledor y despiadado, no contamos con mucha suerte y todo estaba perdido. Pero al parecer, una percepción del juez en la planilla dio por decretada la suspensión del juego y la revisión de las fechas de nacimiento de los jugadores. Se observó una alteración en las fechas de nacimiento del equipo (pues se vale ser veterano, pero eso ya era ser prehistórico) por lo cual se canceló el partido, dando por perdidos los 3 pts. Para ambos equipos.

Tan solo quedaban 3 rivales, era el turno del equipo ágil, el astuto, el difícil, el “MAS” para enfrentar. Ellos buscaron todo el partido flaquear nuestra defensa y lograron irse en ventaja. A pesar de tener el claro dominio del juego, de manera controversial lograría yo anotar de la mano de Dios el empate (sí, de la mano de Dios, como Maradona, pero sin la gloria). Tratamos de mantenernos pero era más que claro que íbamos a perder. Sobre el final, llegó una polémica jugada, fue anulado el gol con el que ellos lograrían vencernos, sobra decir que el gol fue mal anulado y que el único feliz con esta decisión fue William Vinasco Ché con su famoso: “¡GOOOOOOOOOOOOOOOOOL AAAAANUUUUUULAAAADOOOOOO!”.

De manera vergonzosa salimos de este partido, destrozados, derrotados. Habíamos perdido en total 11 de 17 posibles (es que acá no se cuenta como en la FIFA, acá tenemos nuestro propio sistema de puntos que acreditan las victorias y las derrotas), es más que  claro que por más que se logre alcanzar los restantes 6 pts., la temporada será paupérrima y con bastante dudas sobre la continuidad en la siguiente temporada del torneo “Distritalino”.

Ya no hay fe en la causa, solo quedan los dos rivales tediosos pero ganables, nada está cantado (como es costumbre en el fútbol y en la vida), pero por el honor habrá que ganar los cotejos, y solo por el honor, porque la gloria ya se esfumo, nunca la tendremos. No queda más que seguir en los entrenamientos para terminar penosamente bien, para que este equipo, mi equipo, yo, medio perdure.

¡Que esta noche no me esperen en la casa!

Adiós.

 

Nota: Lo siento si no fui jocoso, pero vengo de capa caída.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s